lunes, 17 de agosto de 2015

Churros

Desde que hace un mes, en un local al lado de mi casa colocaron un letrero que decía: "proxima apertura: churrería" tengo siempre ganas de churros: me apetecen a todas horas. Así que, entretanto, me puse a buscar por internet cuál sería la churrería más cercana actualmente y me tropecé con la siguiente infografía de la empresa española de maquinaria de churros inblan.


En mi barrio la próxima apertura de la churrería está siendo un acontecimiento y estamos todos deseando que llegue el momento y tener un lugar donde acudir a comprar churros para desayunar, o para merendar. Lo que me ha hecho darme cuenta de que churros forman parte de nuestra cultura, los asociamos a momentos familiares y alegres.

Algunos de los ratos más agradables que he pasado en mi vida, han sido alrededor de una taza de chocolate con churros, esas noches de fiesta que acababan en la Churrería San Ginés (que figura en la infografía, por cierto), ubicada en uno de los rincones más auténticos de Madrid, con una decoración clásica, en verde y blanco... ¡qué recuerdos!... ¿y qué me decís de esas porras rellenas que se compran en las ferias? madre mía, cómo me gustan, sólo mirarlas ya se te hace la boca agua.

Y no sólo en España, churros son uno de los inventos ibéricos que más triunfan.
En mis últimas vacaciones, por Francia y Bélgica también los vendían, aunque los llaman de otra forma. En las "barraques à frites" o en los puestos de gofres muchas veces venden también churros o una especie de profiteroles que se le parecen, con azúcar glass por encima que también están riquísimos... sólo de pensarlo ya entran ganas.

Tanto nos gustan en casa, que alguna vez hemos intentado mi madre y yo hacer churros caseros cuando estamos en el pueblo (la churrería más cercana pilla lejísimos) y el resultado ha sido un poco decepcionante. En la misma web en que encontré la infografía, también he encontrado esta maquina manual para churros, ¡qué pena que no me quepa en la cocina! jajaja, el caso es que, claro, viendo la diferencia entre las churreras que venden para uso doméstico y las churreras profesionales, entiendo que los resultados en casa hayan sido poco menos que desastrosos..., seguí investigando un poco más sobre la  marca que la fabrica y resulta que, además de ser de mi tierra (Valladolid), lo que me ha llenado de orgullo, también tienen máquinas para algodón de azúcar, buñoleras, palomiteros... así que resulta que sus productos han sido partícipes de mis días en la feria y mis tardes de cine (sin palomitas, el cine no es lo mismo)... ¡qué gracia!

Es curioso como a veces, productos o marcas tan presentes en tu vida (sobre todo en momentos alegres) nos pasan totalmente desapercibidas, ¿verdad?.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin

Related Posts with Thumbnails